Skip to content

Sobre la rebaremación

19/01/2014

Continuamente se está discriminando a las personas que no han aprobado una oposición, otorgando a este hecho (tan ligado a la suerte) más importancia que al expediente universitario o que a la experiencia docente, cuestiones ambas que no se consiguen de un día para otro, sino día tras día durante años y sin apenas interferir la suerte.

Muchos profesores por motivos personales no han aprobado oposiciones aun teniendo  muy buenos expedientes universitarios y en cuanto a la práctica se trata de excelentes profesionales. Por lo tanto no me parece bien que siempre estemos enalteciendo el tema de las notazas conseguidas en un día concreto. Todos conocemos a personas que se han presentado y han sacado muy baja nota y una semana más tarde se ha vuelto a presentar en otra comunidad y han sacado más de un 9.

Yo entiendo que la suerte tenga su papel importante (como en tantas cosas de la vida) para sacarte la plaza fija o para ingresar en el cuerpo de profesores, incluso para hacerte millonario con la lotería, pero pienso que es muy injusto y descorazonado que una persona una vez trabajando y con obligaciones familiares, hipotecarias, etc… vuelva a depender cada poco tiempo de la suerte (como factor principal) para sobrevivir.

Si ese sistema lo impusiésemos en todos los colectivos profesionales imaginaos el caos que supondría. Yo sería el primero en presentarme a oposiciones de conserje de colegio, conductor de tranvía, notario, etc, y por probabilidades o suerte (o ambas) seguro que sacaría más nota que alguno que ya esté trabajando en eso y con su vida medianamente organizada.

Lo que pasa en otros gremios es que no convocan oposiciones hasta que realmente no les hace falta personal nuevo. Por tanto veo muy bien que a una persona con sus “notazas” incluso le otorguen su plaza fija directamente sin tener que pasar por ser interino (que no es ningún placer), lo que veo mal es poner patas arriba de la noche a la mañana la vida de personas currantes e inocentes que para nada tienen culpa de esta situación. Hay modos más inteligentes de crear empleo sin tener para ello que destruirlo por otro lado.

Me parece vergonzoso que el futuro inmediato de miles de personas dependa de unas oposiciones de hace unos años y/o de las últimas, celebradas de forma atropellada por imposición y sin ningún tipo de control ni consenso. No estoy en contra de cambiar cosas si son para mejorar, pero esos cambios, que tanto defienden los nuevos aspirantes, deberían en todo caso aplicarse a ellos mismos y a todos los que estén por venir y tengan la intención de ingresar en el cuerpo de profesores, ya sea como interinos o como funcionarios de carrera, pero no a las personas que entraron en su momento con sus correspondientes requisitos y su correspondiente larga espera.

Las leyes, normas o condiciones exigidas no pueden tener un carácter retroactivo, ni aplicarse de forma atropellada, ya que se deben respetar los derechos de los interinos, como personas y como trabajadores. Como es sabido, y esto no lo digo yo: “En Derecho penal rige el principio de irretroactividad, que busca proteger a los ciudadanos de que se les pueda sancionar a posteriori por un acto que cuando fue realizado no estaba prohibido o penalizado”.

Con este tema y con el del impago de los sexenios, se está dejando muy claro que por lo visto a la hora de contratar al asesor se olvidaron del concepto de calidad, mérito, capacidad, amistad… Uy, del último no estoy del todo seguro.

1524859_486680774776316_1281836802_n

 

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: