Skip to content

Las despedidas no siempre son tristes

25/06/2015

Nos desconcierta recibir otra carta de despedida. Comienza con las palabras “Querido compañero” o  “Estimado compañero”. Como docentes, estos años no nos hemos sentido precisamente estimados. Y ante todo, no nos podemos considerar sus compañeros. Un compañero se sienta a hablar con el resto, les pide opinión o consejo, … no los ningunea. No sé si lo sabe, pero no es compañera de nadie, viaja sola.

¿Cómo puede pretender agradecernos nuestro trabajo, cuando ha sido la persona que incesantemente ha estado arremetiendo contra nuestra dignidad profesional?

Alguien realmente estima cuando siente aprecio por algo. ¿Qué estima ha mostrado hacía la educación pública si desde el primer momento su objetivo ha sido acabar con ella? Adoptó medidas como el recorte en becas para el alumnado, el aumento de tasas universitarias, el incremento del número de alumnos por aula, el despido de docentes, el descrédito permanente del profesorado en medios de comunicación, la reducción de sus salarios, la eliminación de sus derechos laborales. Aprovechó la crisis para intentar transformar la educación pública en la enseñanza destinada a formar a quienes no puedan costearse las elevadas tasas que se exigen los centros privados.

Un buen compañero no niega con cinismo y desfachatez las medidas tomadas declarando a los medios que el aumento de alumnos por aula no afectaba a la calidad, sino que se ampliaba la capacidad de los padres para elegir centro educativo. O que “el Consell no prevé despidos de profesores”.

Sentir estima por alguien equivale a sentir aprecio por esa persona. Muchos profesores, en realidad, nos hemos sentido despreciados. Después de años de trabajo nos ha hecho vivir constantemente con la angustia de saber si trabajaremos o no. Un compañero no se dedica de una manera fría, distante y con total ausencia de diálogo a jugar con la vida de las personas que le acompañan. Miles de compañeros interinos fueron cesados sin esperanza de volver a ejercer como profesores. Nos apreciaba tanto que al intentar despedir a todos los interinos que fuese posible llegó incluso a dejar a muchos profesores fijos cobrando y sin horario.

Para terminar, dos consejos: deje de mentir y deje de hablar en nombre de colectivos que desconoce. Habló en nombre de toda la comunidad educativa cuando se atrevió a afirmar que “Educación avanza el inicio de curso en respuesta a la demanda de la comunidad educativa”. Unas declaraciones Ilegítimas y falsas sobre el amplio consenso que la medida suscitaba en toda la comunidad educativa.

Ahora, en su carta, se permite hablar en nombre de todos los valencianos. Continúan siendo falsas sus palabras: los valencianos no estamos en absoluto orgullosos de su gestión en materia educativa, cultural y deportiva.

Para nosotros no ha sido precisamente un placer. El placer habrá sido, en todo caso, para la educación concertada (y lo seguirá siendo hasta 2019). Para nosotros, sinceramente, el placer es despedirla.

despedida_Consellera

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: