Skip to content

El Establishment, Owen Jones

25/02/2016

El Establishment y la cultura de «puerta giratoria».

El Establishment lo consolidan una serie de vínculos financieros y una cultura de «puerta giratoria»: en otras palabras, una serie de individuos poderosos que fluyen por entre los mundos político, corporativo y mediático, o bien consiguen habitar todas estas esferas de forma simultánea.

Muchos políticos están en nómina de empresas privadas y terminan trabajando para las empresas que operan en sus áreas políticas, lo que les permite beneficiarse de sus cargos públicos; como es natural, esto les otorga una inclinación creada en una ideología que promueve los intereses corporativos. El mundo empresarial se beneficia de sus contactos con los políticos de su conocimiento de las estructuras de gobierno y su experiencia, lo cual permite a las empresas privadas infiltrarse hasta el corazón mismo del poder.

Criticar, atacar y poner el punto de mira en precarios y trabajadores públicos.

Lo que hacen periodistas y políticos por igual es criticar y atacar de forma obsesiva a quienes están en lo más bajo de la sociedad. A los desempleados y otros solicitantes de ayudas; a los inmigrantes; a los trabajadores del sector público… todos estos grupos se han visto expuestos a las críticas o incluso al escarnio. Esta táctica de poner el punto de mira en quienes carecen de poder resulta muy conveniente para que la rabia no se dirija a quienes ostentan ese poder en la sociedad…

Privatización del sistema educativo.

En un informe detallado sobre el sistema escolar se afirma que «la mejora de la enseñanza es el elemento más importante de la estrategia de crecimiento a largo plazo y si esto se hace bien, entrañaría un beneficio económico potencialmente enorme».

Pero las empresas nunca paran de presionar al Estado para que modifique la educación en beneficio de las necesidades de los empresarios. Sin embargo, lo que proponen es que se entreguen franjas enteras del sistema educativo a las empresas con ánimo de lucro, una política que tiene el apoyo de la élite conservadora, pese a que esto haría inevitablemente que el dinero público acabara en los bolsillos de los accionistas, en vez de gastarse en la educación de los niños.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: