Saltar al contenido

Oposiciones

OPOSICIÓN

La oposición es un conglomerado político afianzado por la demagogia social con alto grado de carga curricular y valoraciones subjetivas que impiden al aspirante mostrar su verdadera valía para desempeñar el cargo. (Enrique García, maestro).

El sistema de oposiciones

Una oposición tiene como objetivo aplicar los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. Se trata de realizar pruebas objetivas para medir la competencia científica y pedagógica. Es decir, que el aspirante sabe de su materia y es capaz de enseñarla de forma didáctica.

Sin embargo, el Ministerio mantiene un sistema de “concurso-oposición” para acceder a la carrera docente, concediendo una mayor relevancia a la puntuación lograda en el examen que a la valoración de la experiencia docente. De tal manera que de “concurso-” tiene bien poco. Podrían eliminar la palabra “concurso-” y denominarlo simplemente “oposición” que de hecho es lo habitual. Para las decenas de miles de interinos que llevan años trabajando el hecho de que no se reconozca prácticamente la experiencia docente supone un gran riesgo .

El sistema de oposiciones niega a los profesores interinos el reconocimiento del trabajo realizado, y les priva del derecho a poder mantener su trabajo de una manera justa y razonable. Convierte la situación de los profesores interinos en inestable e incoherente e impide que se puedan dedicar a su tarea de una forma lógica y congruente.

OPOSICIONES DOCENTES, LA GRAN ESTAFA DE LA ADMINISTRACIÓN.

El problema no es el sistema de oposiciones sino como éste ha sido convertido en una tomadura de pelo.

¿Cómo se está saboteando el proceso de oposición desde la propia Administración?

Desprestigiar y denigrar el proceso de oposiciones para acabar con él, y crear un contexto favorable a la implantación del disparatado MIR docente o a la selección del profesorado a dedo.


Debemos pedir responsabilidades y destituciones en las consejerías de Educación que a lo largo de todo el Estado han diseñado mal a sabiendas un proceso selectivo. A todas luces algo se ha hecho intencionadamente mal para que los resultados difieran tantísimo respecto a los de similares procesos selectivos que se daban por ejemplo hace una década. Se ha saboteado la fase de concurso del proceso (concurso-oposición) e incluso la fase de didáctica, creando un proceso en el que muy pocos superan la primera prueba. Al presionar la Administración para que se puntúen los exámenes con notas muy bajas, prácticamente no llegan aspirantes al segundo examen de la prueba (el didáctico). Que apenas lleguen opositores a esta prueba favorece la rotación de personal y la precariedad. Lo que se pretende desde la Administración es evitar a toda costa dar estabilidad al profesorado, al que se busca convertir en personal precario.

Y si casi nadie llega a la segunda parte del examen, diremos que la fase de concurso es ya mera ficción

Esta competencia feroz para conseguir un puesto de trabajo sería sencillamente inconcebible en la empresa privada. ¿Alguna empresa privada pondría a competir anual o bienalmente a cada uno de sus trabajadores con nuevos aspirantes a un puesto para ver cuál resulta agraciado y ocupa el puesto durante los próximos dos años?

Eso mismo es lo que sucede con interinos que llevan largo tiempo (a veces décadas) sacando el trabajo más ingrato en los institutos, preparando a los alumnos para la EVAU, siendo jefes de departamento, tutores, etc. ¿Estos trabajadores qué tienen que demostrar que no hayan demostrado ya? ¿Si no estuvieran cualificados para realizar el trabajo que desempeñan no habrían sido ya apartados del servicio por la inspección educativa?

La Administración maltrata a su propio personal interino con el fin de mantenerle en una situación de precariedad laboral  a perpetuidad para así abaratar costes de personal. En definitiva, el sistema actual está diseñado para penalizar al interino y mantener la rotación de trabajadores temporales. Esto favorece la precariedad, los interinos eternos y abarata costes (es obvio que favorece siempre a los más jóvenes y sin cargas familiares).

Tal vez hoy este proceso mal diseñado beneficie a quienes acaban de acceder al sistema de oposiciones, pero a la larga, también a los nuevos aspirantes les perjudicará un sistema que no da estabilidad laboral al personal.

soypublica.wordpress.com

45F168BF-813A-4E3B-9852-423E0B52DB6A

¿Un profesor de instituto debe ser un gran matemático o alguien con habilidades para enseñar los fundamentos de la materia?

El 85% de los profesores rechaza las oposiciones para acceder a la escuela

Oposición: todo es mentira.

La primera mentira es el nombre, se llama concurso-oposición, pero es oposición pura. Hay que pasar una primera parte(oposición); aquí ya puedes caer eliminado.

Si pasas el corte hay que pasar una segunda parte (sigue siendo oposición) y,aquí, te suspenden también porque «sólo se puede aprobar a tantas personas como número de plazas ofertadas». (Otra mentira más, que además es ilegal). Hasta aquí, TODO ES OPOSICIÓN.

Una oposición es el único medio para acceder a la función pública, hay que pasar por ella. Segunda mentira. No hay un modo único. Los modos de acceso se han ido sucediendo según las circunstancias particulares de cada época. En esta, nos toca lidiar con el abuso constante y el fraude de ley que estamos viviendo el personal interino y temporal.

El sistema busca a los mejores, allá va la tercera mentira. El proceso empieza con la más pura expresión de azar, se extraen unas bolas de bingo que deciden cuáles son los temas a desarrollar por los opositores. ¿De verdad algo que empieza con un sistema aleatorio busca a los mejores?

El sistema evalúa las competencias docentes de los opositores y garantiza que los que aprueban lo harán bien en clase. Otra más, y esta es muy grave, en ningún momento del proceso, se valoran actitudes y/o cualidades docentes como saber transmitir, acompañar los momentos de fragilidad y de duda de los chicos/as, saber medir los tiempos para no dar excesiva información ni muy poca, despertar la curiosidad de nuestros pupilos,… y así un largo etcétera de cosas que pasan en el aula cada día, pero que no aparecen en el proceso de selección por ningún lado. Este tipo de cosas sólo se obtiene con la experiencia, no pasando un examen.

Las calificaciones obtenidas son justas. Enésima mentira. En general, las notas tienden a la baja.

Hay tribunales que, a pesar de ocupar el mismo puesto que muchos de los opositores que concurren, buscan ejercicios prácticos prácticamente imposibles. Por si fuera poco, califican los temas con notas bajísimas.

Cuando en la segunda parte solo aprueban tantas personas como plazas haya ofertadas, o incluso menos, también se observa la injusticia, ¿Cómo es posible que si hay, pongamos 4 plazas, solo sean aptas 4 personas en el mejor de los casos? Pues porque se rebaja la nota de los demás, lo cual, provoca dos ilegalidades.

Uno, se pierde el derecho al concurso, ese que aparecía en el nombre, pero al que todavía no hemos accedido; y dos; suponiendo que conjuntando los méritos y el examen no se obtenga plaza, sí que hay un apartado en la convocatoria que dice que tener una buena nota en la oposición da beneficios de cara a posicionarse en la listade interinos, pues bien, resulta que tampoco.

Los opositores que no aprueban es que no estaban suficientemente preparados. Esta mentira es de imposible factura. ¿Cómo no van a estar preparados para dar clase personas que llevan 3,5, 10, 15 o más años trabajando en esto?

Por otro lado, ¿cómo se puede estar preparado si no se sabe lo que te van a preguntar? Si no hay una rúbrica pública desde antes de que comiencen las pruebas, ni se conocen los criterios de evaluación. ¿Cómo puede saber alguien que se examina lo que se espera de él?

Supone un cinismo extremo el que haya especialidades en las que se dejan plazas desiertas, como hemos visto en varias comunidades, Madrid, Navarra, Murcia, Extremadura… Resulta, que aunque no hayan asignado todas las plazas, cuando comience el curso, van a necesitar personas que las cubran. Estas personas van a ser los mismos que ahora hemos suspendido.Es sencillamente demencial.

Y, el golpe de gracia, la próxima vez será.¿Sabemos si habrá próxima vez?¿Y si la hay, dentro de cuánto tiempo?

Además, ¿quién quiere una próxima vez de todo este proceso infernal, absurdo, abusivo, perverso, que saca lo peor de las personas, que fomenta la competitividad, el peloteo y las envidias?

Va siendo hora de ir pensando en cómo reparar la gran injusticia que se está cometiendo con el personal interino y temporal, que va viendo cómo una vez…, y otra…, y otra… es víctima del peor de los sistemas.

Por eso denunciamos la gran farsa de las oposiciones que persiguen el despido masivo de interinos cualificados y excelentes docentes por motivos puramente mercantilistas. Pretenden evitar lo que, en cuestión de meses, va a ocurrir: que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconocerá la condición de indefinido de todos los contratados en fraude de ley.

Recordamos: los empleados públicos son despedidos y cesados sin ningún tipo de indemnización, aunque lleven 20 años trabajando. Por ello, se hace necesario articular un proceso con el doble objetivo de modificar el sistema de acceso a la función pública docente que tenga en cuenta la práctica y las aptitudes pedagógicas del opositor, y un proceso de consolidación extraordinario que regularice la situación de todos los interinos contratados en fraude de ley.

www.larioja.com

Oposiciones Restringidas para el profesorado que está en activo

¿Cómo es posible que la Consejería de Educación vuelva a contratar como interinos ó sustitutos a una serie de profesores que han sido suspendidos previamente por un Tribunal reconocido por esa misma Consejería? Esto es una contradicción absoluta, o están preparados, o no lo están. ¿Me podría explicar la Consejería de Educación cuáles son sus argumentos para justificar esta situación?

Lo curioso es que muchos de esos profesores, que están en activo, son muy valorados en su centro por sus propios compañeros de Departamento y por el alumnado, que los considera muy buenos profesores como transmisores, tanto de la instrucción como de la educación, y sin embargo, suspenden las Oposiciones.

Educación, ni los Tribunales superan las oposiciones

Estos 3 comentarios definen con exactitud lo que son las opos masivas en Educación. Un ERE gestado por el gobierno actual con el beneplácito de los sindicatos firmantes de la OPE.

3774ce19-615b-4546-b94f-7ff98a3fbe24.jpeg

Sugerencias sobre cómo creo yo que debería accederse a la función docente en lugar de mediante Oposición:

  • – Batalla de gallos.
  • – Duelo de vogueing.
  • – Laberinto del Chinotauro.
  • – Juegos del hambre

¿Tienen poco que ver con lo que se hace en clase? Pues anda que las opos…

Otra manera de gestionar los procesos selectivos es posible

Lo incomprensible es cuando en un examen de problemas de matemáticas se presentan 465 personas, de los cuales 300 son licenciado en matemáticas y solo aprueban 8 personas.

Casi un centenar de aspirantes impugnan ante el TSJCV las oposiciones a maestros

www.lasprovincias.es

Esfuerzo sin recompensa


Hay profesionales que como interinos hace décadas que trabajan a pleno rendimiento y de manera excelente, pero que no pueden con el ritmo de exigencia y preparación para las oposiciones. A menos que te aproveches de la picaresca y lo puedas compaginar con una baja de larga duración, o que no trabajes de nada más, o que pases durante unos meses de tus alumnos. Sin hablar de los negocios en paralelo que sacan beneficio de formar e informar sobre el proceso de selección. Lo hacen tan complicado que incluso funcionarios que les ha tocado ser los tribunales no saben exactamente qué tienen que pedir a los aspirantes.

Y mira que todo podría ser más sencillo. Yo haría que los inspectores cogieran la lista de interinos y empezaran por los más veteranos, y pasaran por clase a ver cómo lo hacen desde hace tanto tiempo, y cómo han sobrevivido en este trabajo tan exigente, y qué piensan sus alumnos ; que enseñaran una programación didáctica realista, la que usan, y si lo considerasen suficientemente válido les dieran la plaza de funcionario para así no perjudicar más ni sus vidas privadas ni el aprendizaje de los alumnos.

Criatures.ara.cat

Oposiciones: ni igualdad, ni mérito, ni capacidad.

Si tienen que estabilizar el empleo porque así lo dicta la Unión Europea, entonces tienen que estabilizar a los trabajadores a quienes han estado utilizando durante tantos años contra la ley y no los puestos, como si las personas que los hemos venido manteniendo no tuviéramos cara, ni dignidad, ni derechos.”

OPOSICIONES INJUSTAS

La administración ha faltado y falta cada vez que celebra oposiciones a su respeto a la igualdad porque equipara a funcionarios interinos con personas que no mantienen ni han mantenido los mismos lazos laborales con la administración pública, condicionando la valoración de estos méritos de experiencia y formación continua a un examen que nada tiene que ver con la naturaleza del trabajo a desarrollar una vez que se ha obtenido una plaza y cuyas condiciones para ser aprobado no suponen ningún conocimiento de las habilidades fundamentales requeridas para realizar el trabajo intrínseco a dicha plaza. Ni la igualdad, ni el mérito, ni la capacidad se miden en estos exámenes fraudulentos que, especificando claramente concurso-oposición en su nomenclatura, son realizados de facto como una oposición-concurso que desprecia e ignora el conocimiento, experiencia y dominio de los trabajadores que llevan años realizando su trabajo correctamente y a los que las distintas administraciones han recurrido repetida e ininterrumpidamente mediante nombramientos y contratos  concatenados durante años.

La dramática diferencia  entre estos dos términos concurso-oposición y oposición-concurso -con el nombre invertido-, que es como se vienen llevando a cabo durante los últimos años, es que en la primera fase se realiza un examen memorístico que se usa como prueba eliminatoria con el que se trata de eliminar a casi el 90% de los opositores sin establecimiento previo del nivel de conocimientos correspondiente a cada calificación, de modo que las notas otorgadas son caprichosas y condicionadas al número de opositores y plazas, y no a la calidad de cada examen, sino a la única meta de reducir el numero de aspirantes a la minima expresión, vetando así el paso a la fase de concurso a miles de personas, e impidiendo la valoración de su antigüedad, formación y experiencia en el trabajo a realizar, a la mayoría de los laborales, estatutarios e interinos longevos y de largo recorrido que ya están en activo dentro de la administración y ocupando las mismas plazas que salen en oferta publica. Se ignoran así todos los años de experiencia, todo el conocimiento acumulado y todas las habilidades adquiridas, al contrario de lo que indica el propio nombre del procedimiento, concurso (primero)-oposición, donde el concurso es lo que primero que se menciona y lo primero que, por lo tanto, se debería valorar, dando así entrada preferente a los empleados de mayor antigüedad y no al contrario. De este modo se evade el compromiso laboral que tal y como dicta la norma europea 1999/70 supone haber adquirido una antigüedad en la misma empresa -aunque esta sea pública- de tres años.

3896048E-457F-492D-9F83-80336C2AA9D8

Siendo la situación actual de transición al cumplimiento de esa norma, y debido a la cual el gobierno desea reducir la tasa de interinidad al 8% (lo que significa que la aplastante mayoría de los interinos hoy en activo no vamos a tener trabajo como tales), en la norma que rige a los empleados públicos -sin distinción de que éstos sean funcionarios de carrera o funcionarios interinos, laborales o estatutarios-, el Estatuto Básico de Empleado Publico, establece en su punto 61 que se podrán celebrar, en ocasiones excepcionales, procedimientos de acceso al empleo público mediante el único procedimiento del concurso de méritos. Y un cambio de norma de comportamiento en cuanto a la estabilidad en el empleo público, como exige ahora la Union Europea a todos sus países miembros, es sin duda, una situación excepcional, que supone un cambio de estrategia y un respeto permanente a la norma que establece que tres años de antigüedad implican fijeza en el puesto, cosa que nunca antes se había considerado en las administraciones públicas a la hora de contratar o nombrar funcionarios, laborales o estatutarios en régimen de interinidad o temporalidad.

Plataforma Interinos de Asturias

El ingreso a la función pública mediante oposición.


¿El ingreso a la función pública se rige según los principios constitucionales de “mérito, capacidad e igualdad”? Creemos que no, el propio diseño de acceso a los cuerpos funcionariales provoca que, en determinadas circunstancias, el sistema ponga en entredicho estos valores supremos.

El sistema evaluador sufre la falta de ciertos controles, lo que genera, en determinados casos, indefensión para el opositor, impunidad para el tribunal evaluador y se presta, en última instancia, al manejo y a la corrupción. El escenario de discrecionalidad, azar, ausencia de anonimato y falta de control es, de esta manera, un campo abonado para la corrupción.

www.elconfidencial.com

¿Este es el mejor sistema que hay para seleccionar personal?

C0E58A09-4C89-41B0-94F7-4F1661058CBE

El examen oral es ‘subjetivo’ y abierto a la corrupción por su falta de control

Una prueba hablada que no se registra, con lo que son un cheque en blanco para un tribunal calificador y la “discrecionalidad técnica” otorgada al evaluador entierra cualquier reclamación. Ademñas, los exámenes orales no dejan huellas del examen realizado para someterlo a control.

Cifuentes aprobó la oposición de su actual plaza de funcionaria en un tribunal con dos amigos personales

Méritos, la escasa relevancia que se da a la experiencia laboral en las oposiciones. ¿Por qué desprecian el tiempo de servicio y la experiencia de un interino?


El 40% de los meritos no sirve para nada, si previamente no te aprueban la fase de oposición.

Pero en el apartado de méritos no solo está la experiencia sino muchos méritos conseguidos a base de dinero, pues los cursos se compran, por eso el tiempo de servicio no vale para nada. A pesar de que un interino está fuera de su hogar, deja su familia, sus hijos, se gasta una pasta gansa en alquileres, coche, gasolina, ve a su familia solo los fines de semana, se juega la vida en la carretera, para impartir clase en los grupos y programas que nadie quiere.

Una persona con todos los puntos de formación y otros méritos podría adquirir la misma calificación que una persona que tiene los 10 años de experiencia.

¿Por qué valorar más la nota y menos la experiencia?, ¿casualidad?

Una nota es fácil de manipular, no resulta sencillo falsear años de experiencia previa.

Ahora lo único que importa es la nota subjetiva y manipulable obtenida en unas oposiciones ERE, que van más enfocadas a destruir puestos de trabajo que a crearlos, centrando así la importancia de la composición de listas en un valor inestable, para lograr de este modo la rotatividad de las plantillas y conseguir con ello la precariedad laboral llevada al extremo

Más valor a la nota y menos a la experiencia: así son las oposiciones a profesor que tienen en vilo a la Educación

La familia Rajoy es una de las más estudiosas e inteligentes de Europa, a tenor del número de integrantes que han obtenido plaza en las oposiciones para ser funcionarios del Estado.

La familia Rajoy no tiene problemas con las oposiciones… Todo un ejemplo a seguir…

Otro sobrino de Rajoy, nº 1 de su oposición

Adivinan con un acta notarial el resultado de las oposiciones

Unas actas notariales emitidas el 11 de mayo adivinaron con nombres y apellidos las personas que días después obtendrían. Denuncian enchufismo en las oposiciones.

www.eldiario.es

JPDNU sobre las oposiciones

Ante la inminente convocatoria de oposiciones, la JPDNU (Junta de Personal Docente No Universitario) de Alicante quiere manifestar:

  • La convocatoria oposiciones no garantiza la estabilidad del profesorado interino ni supone la creación de nuevos puestos de trabajo, en todo caso conlleva la sustitución de unos trabajadores por otros.
  • Una convocatoria de oposiciones tan importante como la de este año, no se puede aceptar si no hay un pacto de estabilidad para el profesorado interino.
  • El sistema de acceso regulado por el RD 276/2017 se ha modificado con algunas variaciones que sigue teniendo las mismas carencias. No contempla un acceso diferenciado para el profesorado interino, es un sistema de selección arbitrario en un alto componente de aleatoriedad y valora contenidos memorístico alejados de la práctica docente.
  • Las modificaciones del RD de acceso no contempla las aportaciones que en la Mesa sectorial de Educación del MEC se hicieron, entre otras cosas se pedía: que las pruebas no tengan carácter eliminatorio, aumentar el peso de la experiencia docente en la fase de concurso y contemplar un acceso diferenciado para el profesorado interino para garantizar reducir el porcentaje de interinidad sin perjuicio del profesorado que está actualmente trabajando.

¿Un interino vale exclusivamente lo que vale su última nota de oposición?

Es matemáticamente imposible compaginar la brutal carga de los docentes con la preparación de unas pruebas obsoletas que requieren dedicación exclusiva. Aquel que ya pertenezca al sistema y haga bien su trabajo, tiene nulas posibilidades de superar estas pruebas.

Primer ERE en Baleares: 90% de suspensos. ¡A la calle! Ya lo advertimos. No nos sorprende en absoluto. Todos estos trabajadores, son excelentes profesionales. Con una trayectoria laboral intachable. Pero resulta imposible superar las Oposiciones. Esta gente tiene una carga laboral y responsabilidades múltiples. Están contratados en fraude de ley. Y les eliminan de la manera más sencilla.

Proponen unas pruebas de libre concurrencia, a sabiendas que se trata de un ERE. El que no quiera entender que meter en el mismo saco a profesionales con años y décadas de experiencia laboral con nuevos aspirantes, es porque tiene intereses personales.

4A6E16FE-5C9D-4816-9033-95CA10285DE6

Realmente, ¿Cómo se aprende a ser profesor?

¿Cómo aprendemos a conducir: cuando nos estudiamos la teoría, o cuando practicamos al volante? ¿Cómo aprendemos a cocinar: conociendo de memoria los ingredientes y los pasos de las recetas, o poniéndonos manos a la obra en los fogones?

.

Es evidente que para aprender a ser profesor lo más importante no es la capacidad para memorizar un temario sino la experiencia. Pero la experiencia no se puede comprar. El dinero puede comprar títulos universitarios, puede comprar las respuestas de un examen, pero no puede comprar la experiencia. La experiencia solo se adquiere tras años y años de trabajo en el aula. Con este sistema de oposiciones se facilita que los más pudientes sean los que tengan más opciones de conseguir los puestos de trabajo de profesor y que aquellos con más experiencia acaben en el paro.

Podemos, Compromís y PSPV: ‘Iniciamos la convocatoria del mayor número de plazas de oposiciones a docentes de la última década’  18/04/2018

Anuncian de forma rimbombante la convocatoria como si estuvieran creando 13.000 nuevos puestos de trabajo, pero lo que hace es cambiar a unos trabajadores por otros. Exactamente lo mismo que ocurría con la anterior consellera María José Catalá. Es lamentable la falta de diálogo.

1.- Sacar plazas a oposición por acceso libre estabiliza las “plazas”, no a los trabajadores.

2.- No se tiene en cuenta que durante mucho tiempo, la administración ha tenido enorme porcentaje de interinos contratados en frade de ley que le salían más baratos pero al mismo tiempo igual arreglaban un roto que un descosido

3.- El acceso por oposición se basa en una prueba memoristica que nada tiene que ver con el trabajo diario de la escuela.

4.- El acceso por oposición desprecia la experiencia, tirando a la basura a miles de trabajadores que durante años han sido el nervio del sistema educativo como cualquier funcionario fijo.

5.- Con esa megaconvocatoria NO aumentan plantilla, sustituyen trabajadores con antigüedad y más caros por gente más barata y sin experiencia

6.- Lo que hace la empresa privada con la reforma laboral del PP lo hacéis vosotros con miles de profesores ¿Y vosotros sois de izquierdas?

7.- Y vendiéndolo como una mejora educativa, cuando es una medida con la que ahorraros unos millones de euros y no crea un puesto de trabajo

8.- Olvidando que otros países (Finlandia o Francia) tienen sistemas donde los docentes consolidan su puesto con un concurso donde se valora sobre todo experiencia. Y donde entran de interinos en base a la carrera universitaria y formación docente, y no una prueba de memoria. Y donde jamás se les expulsa, salvo expediente disciplinario, con una oposición ni se les trata como basura como hacéis vosotros

9.- Y dirás “Pero los jóvenes bla bla bla”. Los jóvenes merecen plazas donde accedan como jubilaciones, reduciendo ratios, etc. Claro que sí. Pero no ocupando puestos de trabajo de trabajadores que están trabajando y sustituyéndoles. Y tirando a la basura a quien ha trabajado

10.- En cualquier empresa privada hacen fijos a trabajadores a los tres años. Vosotros tenéis a gente trabajando 5 o 10 y los tiráis. Ya no son los derechos de los trabajadores, que pisoteais. Es que un capital humano y formado lo tiráis a la basura

11.- Y lo único que os vale es una oposición arbitraria y subjetiva basada en el azar, la suerte y el tribunal que te toque. Basada en el azar. Una oposición en la que puedes aprobar sabiendo 4 temas y en el tribunal de al lado suspender sabiendo 64 según salgan las bolas.

12.-Pero claro, esto no se sabe fuera de la docencia, os marcáis el tanto y parece que hacéis algo. Y a 13.000 trabajadores, ¡que les jodan!

13.- Ese es el respeto que tenéis a los trabajadores de la enseñanza. Lo gracioso es que muchos os votaron. Ilusos que eran algunos.

Propuestas para normalizar el sistema de oposiciones

Decálogo – Asamblea de interinos en defensa de la experiencia docente.

1.- Concurso de libre concurrencia (sin oposición) en base a lo establecido en el estatuto básico del empleado público. Se establece por ley que ante una situación extraordinaria como la que acontece, es posible articular excepcionalmente un concurso para así estabilizar los puestos de trabajo. Todo ello en base al principio de igualdad de acceso a la función pública. Accederán a plaza fija, todos aquellos candidatos que superen el concurso público. Para ello, se seleccionarán a los docentes en base a su experiencia docente, formación académica y formación continuada.
Paralelamente a dicho concurso de libre concurrencia, se convocará un concurso-oposición verdadero. Los candidatos podrán decidir si presentarse al concurso o al concurso-oposición.

2.- El concurso-oposición tendrá las siguientes características:
No eliminatorio. Así todos los candidatos obtendrán una valoración global. En ningún caso, la oposición será impedimento para que se concurse. Y el concurso será impedimento para que se oposite.
Valoración de la fase de concurso en proporción adecuada a la fase de oposición. Ambas partes son de vital importancia. Por ello, debe valorarse tanto la oposición como el concurso en proporciones adecuadas. Nosotros consideramos que la proporción adecuada sería del 50% (Oposición) y del 50% (Concurso).
Parte práctica – Vinculada a la labor docente.
Parte teórica – Tipo test. Se reducirán los temarios y la prueba consistirá en un test donde el candidato pueda demostrar de manera global y objetiva su dominio de la especialidad en concreto.
Exposición de la programación y de la UD. Se valorará la posibilidad de que aquellos docentes con una experiencia contrastada de más de 3 años puedan presentar un informe favorable, que acredite la capacidad del docente en esta parte de la oposición.

3.- Tanto en la fase de concurso sin oposición como la fase de concurso-oposición, la experiencia docente será baremada sin un límite máximo de 5 años. Inaceptable, atendiendo a que muchos docentes presentan décadas de experiencia docente. La experiencia es un grado en la docencia pública de calidad.

4.- Compromiso formativo por parte de la Conselleria de educación. La Conselleria no puede ignorar a sus funcionarios interinos. Por ello, es su obligación formar a los docentes para así superar el concurso-oposición. Resulta incomprensible que la administración educativa no presente un plan formativo y de preparación de los docentes que ya forman parte del sistema. La formación debe ser pública, gratuita y de calidad. No podemos seguir nutriendo a las academias de oposiciones. Tengamos en cuenta también que muchos docentes carecen de posibilidades de acudir a academias de oposiciones, ya que en muchos casos no las hay. Los docentes interinos dedican su vida a la docencia pública. Que menos que ofrecerles la formación adecuada para así poder superar las oposiciones.

5.- Revisión de las pruebas opositorias. Aquellos opositores que no superen las mismas, tendrán el derecho a que se les explique en qué han fallado para así corregir sus errores. A día de hoy, se niega cualquier posibilidad de revisión etc.

6.- Supresión de la fase de prácticas para aquellos docentes con tres o más años de docencia pública. Carecen de sentido.

7.- Eliminación del límite de 3 años para trabajar como funcionario interino en la docencia pública. A día de hoy, parece que ya se ha resuelto el dilema. Pero no es así. En el caso de sustituciones etc. se mantiene ese límite. Es decir, que si la plaza obtenida no corresponde a una vacante, el cronómetro de los tres años se pone en marcha. Consideramos que dicho punto debiera suprimirse al completo y que ningún trabajador público – ya sea de educación, sanidad etc – debiera verse condicionado por tal medida.

8.- Respetar las sentencias europeas en relación al uso fraudulento que la administración ha hecho de los interinos. Aquellos funcionarios interinos con más de tres años trabajados – que no han tenido la opción por parte del gobierno para opositar por una plaza – debe estabilizar el empleo. Por ello, ni uno sólo de esos interinos con más de tres años trabajados podrá ser excluido del sistema. Se garantizará su continuidad a través de los procesos anteriormente mencionados. Y en caso de no superarlos se tomarán medidas de estabilización. Y en su defecto, se les convertirán en no fijos indefinidos.

9.- Aquellos docentes interinos que opten por no continuar en el sistema y que acumulen más de tres años como funcionarios interinos (sin que se ofrecieran oposiciones) serán indemnizados a razón de 20 días por año trabajado, tal y como establece la ley.

10.- Se reducirán las ratios y se tratarán de ampliar las plantillas. No se trata de sustituir a unos trabajadores por otros. Se trata de consolidar el empleo y de ampliar las plantillas.

 

En Finlandia, no hay exámenes ni oposiciones para trabajar de profesor.

El profesor universitario de Política Educativa Internacional, Reijo Laukkanen, defiende a ultranza la confianza en los profesores y “no concibe” pruebas para seleccionarlos. En Finlandia,no hay exámenes ni oposiciones para trabajar de profesor. En Finlandia los colegios seleccionan mediante entrevistas a los candidatos. Se presentan con el prestigio por delante. Es inimaginable ese sistema.

Fuente: “Es nefasto elegir a los profesores mediante un examen …”

.

Una empresa reparte los resultados del examen de oposición de Madrid 2 horas después

Además de no ser unas pruebas realmente objetivas, hay detrás de ellas una serie de intereses oscuros que da miedo. Hoy por ejemplo, en la puerta de un tribunal en Madrid estaba una empresa privada repartiendo los ¡¡¡¡Resultados del Examen!!! dos horas después de haberse acabado.

Si esa empresa tenía antes del examen los resultados del mismo ¿Quien asegura que no hay más gente con esos datos?¿Quien ha filtrado ese examen?¿Cuanto ha cobrado por ello?

En el País Valencià hoy un sindicato denunciaba como las instrucciones de la Consejería de Educación eran “aprobar al mínimo número de opositores posibles”. Eso, teniendo en cuenta que las nuevas exigencias harán que muchos interinos se vayan a la calle, es indigno.

Muchos de esos docentes tienen amplios años de servicio, donde, realmente, consigues formarte y demostrar que eres un buen docente, aunque, como en todos lados, hay de todo.

Existen muchos países donde el sistema de oposiciones no existe y los docentes entran mediante un concurso de méritos o un proceso de años de experiencia. Sin embargo, las medidas aplicadas en todas aquellas comunidades donde el PP gobierna (también alguna del PSOE) no tiene en cuenta la experiencia de los profesores y solo tiene en cuenta el examen de oposición.

¿Desde cuando está mejor formado el que es capaz de memorizar como un papagayo un temario que en dos meses olvidará?

O, mejor aún

¿Desde cuando, el que ha recibido la filtración del examen, estará mejor formado que el profesor interino que ha estado en tres centros o el alumnos que tiene un 10 en la carrera de Magisterio?

Facebook

Soluciones oposicion

Una constante vulneración de principios de igualdad, mérito y capacidad

dos días después de que el pasado domingo 22 de junio se celebrara la primera prueba escrita, consistente en una parte práctica y el desarrollo de un tema, la Consejería “publica en su página web los criterios generales de corrección y evaluación de las distintas pruebas”. De esta manera, denuncian públicamente el “injustificable” proceder de la Junta, puesto que “lo adecuado hubiese sido dar a conocer los criterios de corrección de las pruebas con antelación suficiente a la realización de las mismas, para que los opositores hubieran sabido a qué atenerse en su desarrollo, y no días después”.Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2177996/0/#xtor=AD-15&xts=467263

…dos días después de que se celebrara la primera prueba escrita, consistente en una parte práctica y el desarrollo de un tema, la Consejería “publica en su página web los criterios generales de corrección y evaluación de las distintas pruebas”. De esta manera, denuncian públicamente el “injustificable” proceder de la Junta, puesto que “lo adecuado hubiese sido dar a conocer los criterios de corrección de las pruebas con antelación suficiente a la realización de las mismas, para que los opositores hubieran sabido a qué atenerse en su desarrollo, y no días después”.

…los interinos han manifestado su “consternación” al ver que “algunas recomendaciones dadas por determinadas academias a los clientes que estaban preparando la oposición se han convertido en criterios de corrección”.

Fuente: www.20minutos.es

.

Las oposiciones a profesor incluirán prueba de inglés

El Ministerio de Educación, con gran simplismo, decide que para ser buen profesor un factor clave es el dominio del inglés. Sin embargo piensan que haber trabajado durante años como docente no sirve absolutamente para nada.

Por primera vez, los aspirantes a maestros y profesores tendrán que examinarse de una prueba de idioma extranjero tanto oral como escrita, con independencia de cual sea la especialidad que impartan.

Es una barbaridad que toda la enseñanza gire en torno al inglés: “Exigir nivel de inglés a quien va a dar Francés o Matemáticas es extemporáneo y puede resultar excluyente”: “es extemporáneo exigir nivel de inglés a profesores que van a impartir sus materias en castellano.

Es inevitable la sensación de que se trata de una propuesta-trampa que evitan los temas importantes: el despido de profesorado, el aumento de las ratios, …

De nuevo el mismo objetivo. En este caso se utiliza el inglés como un elemento discriminatorio y de ventaja comparativa para las clases sociales más altas.

Es bueno aumentar la competencia lingüística en otros idiomas, pero no a cualquier precio. No aplicando programas bilingües, como el de Madrid, de dudosos resultados. El estudio de FEDEA saca conclusiones muy preocupantes: ralentiza el nivel de las asignaturas aprendidas en inglés y los efectos negativos se concentran sobre los alumnos con familias de menor nivel socioeducativo.

Por otro lado hay que tener en cuenta que ese requisito puede introducir una desigualdad a la hora de presentarse a las oposiciones entre las nuevas promociones de titulados y los miles de profesores interinos que cuando se licenciaron hace años no estudiaron inglés”

Fuentes: Cadenaser.com  Huffingtonpost.es

 Oposita que algo queda


Cuentan que en la España de los años 40 un pariente lejano le pidió trabajo al líder falangista Girón de Velasco. Tras proponerle éste ocupar la jefatura de una dirección general, una secretaría de Estado o algún otro puesto similar, el pariente, llevándose las manos a la cabeza, le contestó que aquello era demasiado para él, que todos esos cargos le venían muy grandes ya que apenas sabía leer y escribir, por lo que a continuación le preguntó si no tendría un puesto de oficinista, o de peón, o algo así. A lo cual Girón, impasible, le respondió: “para eso tienes que hacer oposiciones”.

Esa es una verdad que sigue siendo válida en la España actual. El caso es que pese a su evidente dureza muchos de los problemas del “sistema administrativo” (en general) en España comienzan por sus peculiares mecanismos de selección de personal que en el caso concreto de la enseñanza Secundaria consisten en un sistema de oposiciones subdividido a su vez en una amalgama de taifas autonómicas en cada una de las cuales operan criterios de puntuación y selección de profesores aparentemente similares pero sibilinamente diferenciados y que se orientan, entre otras cosas, a favorecer a los opositores “locales” frente a los de “fuera”.

Hay comunidades donde el examen es corregido directamente por escrito, otras donde se redacta pero luego el opositor es llamado a “leerlo” delante del tribunal. Comunidades donde la parte práctica puntúa un poco más o se dispone de media hora más para desarrollarla, otras donde puntúa un poco menos… Y así otras docenas de pequeños detalles. A partir de ellos se introduce un elemento azaroso y subjetivo que posee una importancia exponencial en el acceso a la función pública en general, muy especialmente en el acceso a una plaza de profesorado, y aún más en disciplinas tan difíciles de evaluar como la enseñanza de Arte, Historia, Geografía, Literatura o Filosofía, campos donde los evaluadores pueden suspender a un opositor simplemente porque tienen una opinión distinta sobre cuál es la respuesta correcta a una pregunta, o les molesta ideológicamente la visión que el opositor tiene acerca de un determinado tema.

Esto es difícil de comprender para las personas que no hayan pasado por ello pero actualmente la obtención de una plaza fija de profesor en Secundaria depende de un mecanismo cuya justica se parece mucho a la de la lotería de Navidad en la medida en que lo que dictamina el resultado del proceso va a ser en gran parte la suerte del opositor de turno durante los sucesivos sorteos de “bolas”.

De tal forma para obtener una plaza de profesor es necesario acertar en primer lugar con la decisión de presentarse en una Comunidad Autónoma en un año en que esta convoque abundantes plazas (porque no existe nada parecido a una oposición única para todo el territorio del Estado), luego en relación con el apellido se te asignará aleatoriamente un tribunal y un orden dentro del mismo. Si por una mala casualidad el opositor debido a su apellido cae en un “mal” tribunal, dirigido por varios miembros particularmente duros o desganados (quizás porque han sido obligados a formar parte del mismo y no quieren estar allí) obtener una plaza ya se hace muy complicado.

Luego importa muchísimo la suerte en el sorteo de temas. Si no sale entre los tres o cinco sorteados uno de los que dominas, o al menos un tema en el que es posible “lucirse”, tus posibilidades son nulas. Esto es así sobre todo en Comunidades donde no se hace un único sorteo para todos los tribunales sino que se hace un sorteo independiente para cada tribunal, porque en este último caso el opositor de turno se enfrenta a unos temas aburridos y/o complicados mientras en la sala de al lado o de encima hay otras cien personas examinándose de temas distintos, más fáciles para ellos o más atractivos para las personas que corrigen y que, por consiguiente y por pura lógica, van a derivar en que esos opositores lleguen a la siguiente parte de la oposición con mejor nota.

Si además el opositor de turno se encuentra en una Comunidad donde el examen se “lee”, en función del día y la hora que por azar le sea asignada sus posibilidades de nuevo crecen o disminuyen. A fin de cuentas si en un determinado tribunal que ha de corregir a cien opositores (y del que por pura lógica solo las ocho o diez mejores notas van a tener posibilidades de trabajar) eres llamado a leer digamos el número 72 un jueves por la mañana antes de “la hora de una pausa para el café”, o el número 95 un viernes por la tarde a la hora de la siesta, tus posibilidades disminuyen de forma exponencial independientemente de que tus conocimientos sean extensos y todas tus respuestas correctas porque a esas alturas “todo el pescado está vendido” y además los miembros del tribunal están agotados y no prestan apenas atención a la hora de evaluar.

Y todavía no he hablado del sorteo de bolas para decidir qué Unidad Didáctica de una programación se defenderá ante el tribunal en la siguiente fase de la oposición. La cual cuenta de nuevo con un potente elemento subjetivo pues, más allá de los supuestos criterios “objetivos” de calificación que se esgrimen, en buena medida la nota en esa parte deriva de caerle “bien” o mal a las cinco personas que te van a puntuar.

Todo ello para desembocar luego en una delirante fase de méritos donde se suman puntos por las más variadas cuestiones y donde según la Comunidad y la convocatoria se pueden valorar muchísimas cosas contando más, menos, o incluso nada, la experiencia docente en colegios privados, como becario de Universidades, los premios recibidos, las calificaciones universitarias, los doctorados, los másteres, cursos de diverso tipo, el conocimiento de idiomas y muchos otros posibles criterios que como digo van variando en el tiempo y el espacio según qué año y en qué Comunidad Autónoma te presentes.

El resultado de lo anterior es que salvo casos afortunados lo más habitual es que el profesor de Secundaria tipo en España sea el producto, en primer lugar, de largos años de estudio en la Universidad, no solo para obtener una Licenciatura sino también luego el obligatorio Máster de profesorado. El cual, por cierto, es público y notorio para todo el que haya pasado por el mismo que no sirve para nada ni tiene la más mínima relación con la realidad educativa de campo en España, ya que en muchos casos lo imparten profesores universitarios que nunca han trabajado con niños, siguiendo a su vez las teorías abstractas de pedagogos extranjeros que sí han trabajado con niños pero hace décadas o en sistemas educativos distintos al español.

Luego quizás el futuro profesor de Secundaria curse un doctorado y una beca postdoctoral pero tras varios años dudando entre la pedagogía y la carrera investigadora resulte que al final por variadas razones (básicamente porque no encuentre un sitio en la Universidad) decida entrar en el maravilloso mundo de las oposiciones de profesorado. Tras lo cual descubre que le será necesario estudiar casi de cero, durante uno o dos años más, el temario de su disciplina pues el mismo no tiene relación alguna con lo que se estudia en la Universidad y sí con lo que se enseña teóricamente en Secundaria (en realidad con lo que se enseñaba, por ejemplo actualmente las oposiciones para profesor de Historia, Arte o Geografía se realizan en base a un temario concebido en 1993 y hoy totalmente desfasado, promulgado cuando además existía para esos estudios una licenciatura universitaria común que hoy ya no existe).

Como además el mecanismo de las oposiciones presenta interesantes componentes aleatorios a los que antes hice mención, resulta que al opositor de turno le va a resultar casi imprescindible presentarse varias veces sucesivas a la oposición hasta que los astros se alineen y se tope con un sorteo de temas y un tribunal propicios para obtener una buena nota. Esto, insisto, es casi independiente del nivel de conocimientos que se poseen. Obviamente si eres tonto por simple casualidad no apruebas una oposición de profesorado. Pero sabiendo mucho y siendo un genio necesitas además, obligatoriamente, un mínimo de suerte y que una serie de factores coincidan en tu favor de cara a obtener una plaza (además de poseer puntos por experiencia docente, la cual solo se obtiene trabajando de interino… tras aprobar una o dos veces previamente las oposiciones).

Teniendo en cuenta que en el mejor de los casos se convocará una oposición cada dos años (en el caso de disciplinas de Humanidades es posible que pasen el doble de años o más) resulta que para poder presentarse por segunda o tercera vez al proceso hagan ustedes la cuenta de los años de espera necesarios.

Así hasta que al final de esa rueda el Estado concede su anhelada plaza fija a una persona que por entonces ya ronda unos 35-45 años y que lleva en ese momento unos quince años de su vida estudiando muchas horas al día la mayor parte de las veces dedicadas a memorizar cosas que objetivamente no le van a servir nunca para nada (ni a él a título personal ni a sus futuros alumnos) porque se trata de datos desfasados o sin plasmación práctica en la materia que va a dedicarse a enseñar. Aunque, eso sí, al final de tanto esfuerzo absurdo esa persona tiene una plaza de la cual nadie puede desalojarlo aunque en adelante se dedique a rascarse la barriga.

Y ahora hagamos un esfuerzo de introspección. Esa persona sagaz que inevitablemente tras recorrer todo ese proceso delirante tiene que haber perdido un poco de fe en el concepto del conocimiento como panacea y la educación como algo divertido. Esa persona que además ha terminado como opositor a profesor de Secundaria no siempre porque le encanten los adolescentes sino porque en ocasiones simplemente no obtuvo plaza en una Universidad o una salida salarialmente digna en la empresa privada. Bueno pues esa persona se supone que en adelante, tras la consecución de su plaza, ha de exhalar ilusión, alegría, amor por el estudio y por la enseñanza y convertir cada una de sus clases en una experiencia única y divertida, por supuesto preparándolas en su tiempo libre y por tanto quitando ese tiempo a su vida personal y familiar (la cual a esas alturas ya se habrá deteriorado un tanto debido a las exigencias de los últimos años de carrera, la tesis, el máster o el estudio necesario en vistas a la oposición). Obviamente la realidad es que llegados a ese punto al profesor-tipo su cuerpo y su mente le piden más bien descansar por fin y emplear el relativamente sustancioso salario que va a obtener en planificar abundantes viajes con Ryanair para todos los puentes del año, despreocupándose entre ellos de cualquier otra cosa.

Pero es que además se supone que esa persona, ese futuro profesor ha de poseer carisma y una gran capacidad de hablar en público o de manejar emocionalmente a otras personas. Precisamente cosas que nadie le ha enseñado ni evaluado nunca. Y por último, para rizar el rizo, sería adecuado que cuando sus alumnos lo escuchen cantarles las bondades del estudio deberían notar que habla en serio, que es un triunfador, una persona exitosa, satisfecha de sus decisiones, que realmente está a gusto con su vida y con el camino lleno de mierda que le ha llevado hasta allí (en un país que valora bastante más a los futbolistas y los concursantes de Gran Hermano que a los profesores) y que además sinceramente cree que los contenidos que imparte a sus alumnos, en el seno del sistema socioeconómico español actual, resultan no solo útiles sino incluso imprescindibles para tener una vida adulta plena, feliz y exitosa.

Buena suerte con eso porque a mi juicio, salvo unas pocas excepciones, la persona que realmente se cree eso es tonta o fan de Paulo Coelho.

Como los párrafos anteriores pueden parecer el simple desahogo de un amargado, vamos a darles algo de consistencia.

Lo que intento exponer hablando de las lindezas del proceso de selección de profesorado de Humanidades para la Secundaria es un aspecto de un problema más general ligado al propio sistema de oposiciones de acceso a la función pública en España en su conjunto. Dicho sistema no se preocupa particularmente por escoger personas que luego vayan a desempeñar bien su función sino que se orienta a seleccionar gente con buenas capacidades memorísticas a través de preguntas sobre un temario que en general tiene poco que ver con la realidad del futuro trabajo para el que se oposita. Por tanto de ahí se deriva que el sistema para elegir al profesorado de enseñanza Secundaria en España se basa en analizar en los candidatos destrezas y conocimientos que en muchos casos no tienen relación con la función que luego van a desempeñar. Y por ello nuestro sistema de oposiciones, al contrario de lo que mucha gente piensa, no es para nada un modelo universal, en realidad no tiene demasiado que ver con los mecanismos seguidos en otros países del mundo de cara a la contratación de personal para el aparato del Estado. De lo anterior se deduce que debates como el de la hipotética aplicación del “modelo educativo finlandés” en España resultan absurdos porque no basta para ello cambiar los contenidos evaluables, las prácticas educativas, o la dotación de recursos de los centros de estudio, sino (sobre todo) la forma en que se escoge al personal encargado de llevar a cabo la educación de los estudiantes. Ya que ese procedimiento en España es simple y llanamente delirante y no sirve para seleccionar de forma eficiente y rápida a buenos profesores jóvenes e ilusionados.

Por el contrario en España el sistema de oposiciones actual es un sistema que demanda varios años dedicados exclusivamente a preparar la oposición una vez terminados los estudios digamos “oficiales”. E incluso después el sistema de oposiciones en España de modo general casi exige presentarse varias veces a la oposición hasta que se conocen los complicados entresijos de la misma y se alinean unas serie de factores ya que, insisto, el sistema es muy poco meritocrático al ponderar en exceso componentes subjetivos y aleatorios.

Pero esto no lo digo solo yo. En España la persona que mejor ha estudiado la cuestión de la aleatoridad y subjetividad de los tribunales de oposición es quizás Manuel Bagüés. Del cual podéis consultar en especial este demoledor artículo. Y también tenéis abundantes datos en su página web. Es cierto que él ha estudiado de modo general los mecanismos del proceso opositor en España, pero no se ha centrado específicamente en la contratación de profesorado. No obstante lo que me interesa resaltar es que las peculiaridades y problemas generales del sistema afectan también los mecanismos concretos relativos a la selección de profesorado en la medida en que, al margen de todo lo comentado, por ejemplo las oposiciones de ese tipo en España ni son anónimas, ni cuentan con órganos independientes de supervisión del proceso de evaluación.

Se trata además de un sistema que ni siquiera garantiza la igualdad de oportunidades ya que cada vez en mayor medida se exige a los candidatos una importante solvencia económica para afrontar esos años de estudio, así como el pago del inevitable Máster de Profesorado y luego de una serie de “cursos” que otorgan bonus y puntos para la oposición (cursillos que no sirven nunca para nada y que normalmente son impartidos por academias y sindicatos como forma de extraer plusvalías de los opositores a través de ese pequeño nicho de corrupción tangencial a las oposiciones en sí mismas).

Por si fuera poco es un sistema que, contra lo que se pueda pensar a primera vista, no busca ni tiende a promocionar a las mentes más independientes, brillantes, o críticas, sino que por su propia naturaleza (a fin de cuentas se busca gente con la capacidad de estudiar de forma repetitiva durante años los mismos textos, algunos de los cuales a veces contienen incoherencias o errores de base en torno a los cuales resulta mejor no estancarse, todo ello en aras de conseguir un futuro trabajo del que vivir para siempre) es un sistema que sirve para promocionar, no solo dentro del sistema educativo sino también en la carrera penal por ejemplo, a un cierto tipo de perfil psicológico no precisamente rupturista.

Algunas propuestas en el sentido de limitar o mejorar esto. Aquí.

Y todo esto que he comentado no es sino el obstáculo de fondo para una realidad educativa a nivel de escuelas e institutos donde luego los problemas estructurales son muchos más. Empezando por la influencia que una institución medieval como la Iglesia aún mantiene en la educación (no solo por la presencia de la asignatura de religión sino a través de muchos colegios privados y concertados), hasta la que ostenta ANELE un poderoso lobby formado por las principales editoriales del país (Santillana, vinculada al grupo PRISA, o Anaya, entre otras), interesado en imponer el uso de sus materiales por parte del sistema.

despuesnohaynada.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: